LA MEDICACIÓN, MI DEPRESIÓN POSTPARTO ¡Y YO!

Ahora resulta que mis secretos los confieso y los publico por internet, ¡qué bien! Jajajajajja 

Como casi todo en este blog, empiezo o termino por decir, #confiesoque…  

Hoy confieso que, mucha parte del año pasado y éste, evite ir al médico, así tuviera claro que era una necesidad. 

 Debo hacer un control periódico a mi tiroides con el internista, cosa que dejé de hacer, debía seguir visitando la ginecóloga por razones obvias y dejé de hacerlo, mi cara estuvo en un momento crítico de cuenta del acné y no visité ningún dermatólogo, tuve sinusitis recurrentes y el otorrino no fue la opción. Simplemente dejé que todo pasara, que se mejorara o se quedara así, con el único objetivo de no visitar ningún médico adicional al psiquiatra. 

 ¿Y por qué? Fácil. Sabía que, al visitar a un médico, debía resolver la tan famosa y para mí, temida pregunta, ¿Qué medicamentos tomas? ¿Pero cuál es el problema? Me pregunte a mí misma más de una vez; es una pregunta de rutina, y, además, se la estoy respondiendo a un médico, con algún tipo de formación en psiquiatría, que sabrá de qué le estoy hablando y profesionalmente comprenderá la situación. 

Pues así no lo sentí muchas veces; es más, eso se convertía en una amenaza a mis breves pasos en el camino de la salud mental que buscaba recuperar. 

¿Qué venía después de la pregunta ¿Qué medicamentos tomas?  

¿Y por qué  tomas todo eso? ¿Eres depresiva? (o deprimida como me dijo alguna especialista por ahí, obvio no en psiquiatría, es más, creo que no pasó por esa rotación, -con todo el respeto que usted se merece, doctora-).  

“Pero mira que ya ha pasado mucho tiempo, tienes todo para estar bien”, “tienes una niña hermosa”, “ponle empeño para que salgas de ahí”. “Debes hacer cosas que te agraden”, “mmmmm claro, pero como “NO HACES NADA”, “tal vez si buscas “ALGO QUE HACER”. 

Más o menos así son las conversaciones después de la “temida” pregunta y creo que, con esta breve descripción, ya estén al punto de comprender, por qué razón cuando alguien me recomendaba ir al doctor, mi respuesta interna era, ¡deje así! 

Muchas personas están en total desacuerdo con la medicación psiquiátrica, muchos de mis colegas psicólogos la satanizan y yo realmente desde mucho antes de esta situación, la defiendo y apoyo a las personas que toman la decisión de seguir la instrucción de la medicación y así permitir a su psiquiatra el adecuado uso de la medicación. De hecho, la considero uno de los grandes desarrollos médicos de los últimos siglos, al igual que la anestesia, o no sé si algún médico recomendará hacerse una cirugía de apéndice sin anestesia general, por los riesgos que ésta implica, y además “ayude” con frases como:  “pon de tu parte”, “el dolor está en tu mente”, “si te propones, lo logras”,  “en el quirófano del lado a una señora la están operando de las amígdalas y no se queja” , “hay personas en una peor situación, al señor que operaremos del corazón mañana, y está fuerte, no llora, es que él si es muy valiente”, “si sigue así, se va a enfermar de verdad” “bueno ya voy a hacer la incisión, respire y piense en otra cosa” “entonces el día que tenga algo grave de verdad ¿qué va a hacer? ¿Se va a deshidratar de llorar?”, “y eso que en esta clínica la contemplamos, que tal que la estuviéramos tratando mal” y finalmente: “bueno señora, o usted pone de su parte y deja ya esa bobada o busque qué hacer, porque yo no le voy a aguantar más” 

En mi defensa, no estoy de acuerdo con la automedicación, no estoy de acuerdo ni siquiera con tomarse un antialérgico o un jarabe para la tos con el fin de dormir y evitar las situaciones difíciles de la vida. Yo respeto, apoyo y defiendo una medicación basada en un buen diagnóstico con un adecuado acompañamiento terapéutico y con un seguimiento riguroso. Mi posición difiere de la premisa que el medicamento psiquiátrico lo que busca es “embobar” a las personas, la medicación psiquiátrica bien manejada y bien entendida (como estoy de atrevida hoy) procura reincorporar a una persona que tiene un diagnóstico de enfermedad mental a su vida, a su vida familiar, personal, social y laboral.  

Un paciente compensado, es una vida que se está protegiendo, incluso no solo su vida, sino las de las personas que están a su alrededor, es una familia que se protege y puede aprender a convivir con una persona compensada y reconocer sus crisis, para prevenir grandes recaídas y buscar la ayuda pertinente. 

Así es como reconozco, bajo el temor del rechazo a mi posición, que defiendo la medicación en los casos que así lo requieren, más aún, si esta medicación mejorara su calidad de vida, No he visto ningún internista diciéndole a su paciente con EPOC, Sr(a), todo está en su mente, basta con que ponga de su parte y se disponga a respirar, agradezca el aire que tenemos, tiene nariz, dos fosas nasales, sistema respiratorio, es decir, tiene todo lo que cualquier persona utilizaría para respirar bien y que su saturación de oxigeno mejore, con todo el aire que hay disponible, ¿usted para qué necesita un tanque de oxígeno?¡Así que nos vemos en la próxima cita, ánimo pues!  

¿Y saben que sería mejor aún? ¡Que para la próxima cita efectivamente la señora mejore!  

Finalmente, tengamos claro que nuestro cerebro, nuestras funciones mentales, la relación del sistema nervioso central con el sistema endocrino y cualquier otra cosa física que se manifieste como enfermedad mental en una persona, hace parte de ella, no podemos dejar de ser personas del cuello para arriba, porque así tampoco tendríamos el privilegio de sentir placer, de disfrutar… tampoco tendríamos el privilegio de SENTIR!

 

One response to “LA MEDICACIÓN, MI DEPRESIÓN POSTPARTO ¡Y YO!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s