Esto NO es depresión postparto

Hace un par de años, busqué sin descanso a alguien que me hablara de depresión postparto, que me reiterara si existía y si yo podía tenerla. Yo buscaba con el objetivo de encontrar qué iba a hacer yo con lo que me estaba pasando, con lo que estaba sintiendo.

¿SERÍA NORMAL? ¿ESTABA CRUZANDO LA DELGADA LÍNEA DE LA “NORMALIDAD” Y LA DEPRESIÓN? ¿EXISTIRÍA ALGUIEN EN EL MUNDO QUE HUBIERA VIVIDO LO QUE YO VIVÍA? ¿ESE ALGUIEN LO SUPERARÍA, VIVIRÍA AÚN?

Yo sé que no se define una cosa por lo que NO es, pero para este caso, creo que vale la pena que hagamos una primera diferenciación de las emociones y sentimientos “normales” después de casi todos los partos.

No sé si alguna vez, han tenido que escuchar estas “dulces” palabras: “Yo también lloraba después del parto”. Lo que me lleva a contarles, que depresión postparto NO es llorar, llorar es una manifestación de, repito, casi todas las madres, cuando se enfrentan a una cantidad inimaginable de miedos, sentimientos encontrados, emociones, el momento en que empezamos a sentirnos cansadas y nuestras hormonas empiezan a pasarnos cuenta de cobro, por todo el trabajo que ellas tuvieron en los últimos meses.

Así que en esas dos o tres semanas posteriores al parto, casi todas lloramos. Lo que en realidad, permite, el cruce de la delgada línea de la llamada “normalidad” es el hecho que esa sensación de angustia, momentánea en algunas, continúe, se acompañe de llanto fácil, de sentimientos de impotencia y minusvalía frente al bebé y además de mucha culpa.

¿Culpa por qué? “Porque traje a este niño indefenso a este mundo despiadado”, “porque mi leche le hace daño, y tal vez eso se deba a mis malos hábitos alimenticios en la universidad”, “porque definitivamente esto de ser mamá no era para mí, no estaba preparada para esta responsabilidad”, “porque me siento cansada”, “pienso cosas raras de este niño”, “esto no es lo que yo esperaba” “¿y si se da cuento en algún momento de su vida, que no me quiere?”.

Estas frases por citar algunas, pero hay miles, para muchos carentes de sentido, para la madre deprimida, es la verdad absoluta.

Así acabes de tener un bebé, lo que debería ser la felicidad completa, un episodio depresivo no te permite disfrutar ni ese, ni otros momentos; lo que antes era motivo de gozo, alivio, bienestar, en este momento pasa desapercibido, imposible de ser objeto para el disfrute o peor aún, un motivo para sentirse peor de lo que ya te sientes.

Otro de los síntomas que podemos citar es el temor a quedarse sola con el bebé, por miedo de que le pase algo o (acá entre nos, que no salga de internet), de hacerle algo que lo pueda dañar. ¿CÓÓÓÓMO? ¿Cómo podrán existir madres despiadadas que siquiera piensen en una barbaridad de esas?

La realidad es que sí las hay, la noticia es que no son despiadadas, están enfermas y requieren apoyo familiar, social y médico y hasta político.

Con la depresión postparto, el sueño y la alimentación como combustible para cualquier proceso humano cambian, a veces por exceso y otras por defecto, pero en general, no ayudan con lo que estás viviendo y sintiendo y las personas que desde toda su buena voluntad nos acompañan desearían.

Y, por si fuera poco, para acabar de completar con este paseo, la temida ideación suicida, pérdida del sentido de la vida, como decimos coloquialmente, ¡se nos acabó el mundo!

Durísimo para la madre, muy complejo para el resto del mundo, ni qué decir de la familia y el entorno cercano, en nuestro mundo, un mundo que muchas veces no comprende, no conoce y no acepta esta enfermedad.

Cuando entendí y acepté que esto me ocurrió a mí y que a pesar de todo lo pude superar, fue como en palabras sencillas, con mucho amor y mucho respeto, me tracé este rumbo: visibilizar y sensibilizar sobre esta enfermedad que viví, junto con mi familia, y de la que pude salir, con las heridas normales del proceso, pero finalmente con este aprendizaje que hoy me trae aquí y con un blog que se llama SERMAMA.CO interesado en que tú y las otras mamás con sus familias, encuentren que:

* SI, EXISTE LA DEPRESION POSTPARTO

* SI, ALGUIEN MÁS LA VIVIÓ O LA ESTÁ VIVIENDO

* SI, MUCHAS LO HEMOS SUPERADO

* SI, MUCHAS LO SOBREVIVIMOS

Y

Sí, ¡MAMÁ, TODO VA A ESTAR BIEN!

 

Asuntos de Mujeres y Ser Mamá, tomando como referencia que durante este mes de abril, la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha emprendido una campaña con el lema «Hablemos de la depresión», se unieron para hacer su propia campaña.

Se trata de “Mamá, todo va a estar bien”, realizada con el apoyo de cuatro mujeres maravillosas que quisieron acompañarnos en este reto. Se trata de Ana María Medina (La Nuwe), Silvia Lyle, Érika de la Rosa y María Alejandra Requena.

Compártelo en tus redes para que le llegue el mensaje a miles de mamás que no se han atrevido a hablar de esto o para servir como una voz que ayuda a alguna que ya esté en tratamiento. No dejes de usar los hashtag #TodoVaAEstarBien #HablemosdelaDepresión y #Letstalk al compartir el video y sé parte del cambio y de la ayuda con este pequeño granito de arena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s