¿CÓMO GESTIONAR LA CULPA EN LA MATERNIDAD ?

Cada día, me convenzo más, que las mamás, somos diferentes. En términos generales, no hay mejores ni peores. Existen mamás, que lo son de sí mismas y otras que definen que tipo de hijo tener (ahí resultan las mamás de los de 4 patas, las mamás de sus proyectos, las mamás de su pareja).

 Pero así, con ese pensamiento tan “amplio” que considero tener al respecto, aun, se me hace difícil aquello de no juzgar-ME

Defiendo la diferencia a capa y espada, pero se me hace muy difícil aplicarlo con esta mamá que habita en mí, a la que me enfrento cada segundo de la vida y sin la cual yo, no sería YO.

Veo a mis amigas mamás, tan buenas, haciendo cosas que yo no hago por mi hija, que no hago por mí misma y no logro dejar la costumbre de compararme, de casi “envidiar” poder hacer esas cosas que ELLAS SI HACEN y que, me salgan de manera natural, que además, sean realizadas con y por placer y no lo logro. Cuando me queda esa sensación de no lograrlo, no puede faltar la culpa y ahí, exactamente detrás de la culpa viene el castigo. Si, así es, así como no he dejado de castigar a María, tampoco dejo de castigarme a mí misma, de renegar por la mamá que soy, de culparme por hacer las cosas como no harían las “buenas madres”, de sentir que no puedo ser la mejor con mi hija, y esto, cada vez que no logro, ser quien NO soy.

Me siento frustrada cada vez que intento ser quien no soy y finalmente no puedo mantenerme en esas actitudes, no logro ser una mamá paciente, ni tan flexible como quisiera, me siento mal cuando mi hija quiere salir a la calle, con sus tacones de princesa, cartera y collar (que además no le combinan, jajajajaj); aun no identifico si permitírselo tendrá alguna implicación negativa en la vida de ambas o es simplemente una acción infantil que debemos vivir y disfrutar juntas; no logro ser la mamá que quiere llevar a su hijita todo el día y todos los días bajos su falda (es mas quisiera ponerme falda y no lo logro, jaajajjaja) la que tiene tiempo de ser y hacer sus cosas y también dedicar tiempo de calidad a su familia, no he logrado encontrar ese equilibrio.

No sé hasta donde se me va el suspiro cuando pienso que actividades como pintar, jugar con plastilina, ir al parque, rasgar papel, leer 20 veces el mismo cuento, disfrazarse, son cosas que debería hacer y disfrutar con María, pero no me salen tan fácil, para esto se requiere una flexibilidad que no me brota, no me fluye, lo intento, lo hago, pero no me siento yo.

Me pregunto dónde quedaron esos sueños de ir al parque a hablar con otras mamás, mientras los niños corrían dichosos por ahí. A donde se fueron los deseos de cocinar, hacer cup cakes, helados, masas comestibles y esas cosas lindas y ricas que hacen las “buenas madres”. A donde se fueron esos sueños despierta donde nos maquillábamos de colores, debo confesar que ese maquillaje HOY, mientras escribo, esta “guardado” , para evitar la fatiga de la despintada de la niña, mi empegotada y la mancha en el piso.

Finalmente, cuando decido expresar esta frustración y reconocer ante otro lo #malamadre que soy, recibo esta pregunta: bueno, y con todo esto, ¿qué haces bien? Y encuentro que las cosas que hago bien, algunas de ellas, también me generan culpa.

Así que me doy cuenta que lo más difícil de ser mamá, es reconocer, asumir, aceptar y amar, a esa mamá que somos. No significa que aceptarnos es conformarnos, todas tendremos aspectos que modificar en nuestras vidas y crecer siempre será doloroso, pero gratificante.

A nuestros hijos los amamos, por convicción, por NATURA… Hasta por obligación. Pero donde esta esa mujer que debe ser madre de sí misma, la que se ama, se gestiona, se respeta, se valora, se enfrenta, incluso a ella misma.

Así que, después de este garrote y látigo (lo compré en @pinksecretcol, por si les interesa jajajajaj) voy a empezar a hacer de ahora en adelante un recuento de esas cosas que me hacen sentir #malamadre, y con ellas me haré la gran pregunta:

“¿Y, eso es bueno o malo, para quién?”. A partir de esta respuesta, mi compromiso y mi obligación CONMIGO MISMA, será tomar una decisión, ¿Cuál?

¿Me quedo entregada y refugiada en la culpa, como si fueran los deliciosos brazos del rey Morfeo? O ¿Me responsabilizo de mí, como mujer y mamá?

¿Quieres saber la diferencia, te interesa tomar acciones al respecto, con tu SER MAMÁ?

Te invito a que participes en mi próximo taller, RECONCILIATE CON TU “SER MAMÁ”.

Para mayor información, te recomiendo visitar en Instagram  @sermama y/o @asuntosdemujeres y comunicarte a @gymboreemedellin a los teléfonos (034) 4483666 o al celular 3146208132.

¡Te espero, para que construyamos sobre la mamá que eres, no sobre la que piensas que debes ser!

One thought on “¿CÓMO GESTIONAR LA CULPA EN LA MATERNIDAD ?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s